martes, 20 de febrero de 2018

Rabo de buey con patatas


La carne de vacuno se divide en cortes de primera, segunda y tercera categoría. La falda, el pecho, el pescuezo y el rabo son carnes que corresponden a la tercera categoría. El rabo de buey tiene un alto valor alimenticio, y además tiene la característica de que es pesada de digerir, por lo que este plato se puede servir como plato único acompañado de una ensalada.
Con esta receta participo en el reto de Desafío en la Cocina del mes de febrero de 2018. De verdad que las chicas de Desafío en la Cocina os estáis portando muy bien, seguid en esta línea.
Ingredientes para 4 personas:

1 Kgr de rabo de buey troceado
800 gr de patatas
2 cebollas grandes
2 zanahorias
2 dientes de ajo
1 hoja de laurel
1 vaso de vino blanco
6 cucharadas de aceite
pimienta negra molida
una pizca de nuez moscada
clavo
sal, pimentón dulce, perejil y tomillo

Preparación:

Limpiamos y lavamos bien el rabo.
Ponemos al fuego una cazuela con el aceite y cuando este se caliente rehogamos en él los trozos de rabo salpimentados, los sacamos y los reservamos. 



En el mismo aceite, ponemos la cebolla picada, la zanahoria en rodajas, los ajos enteros y el perejil picado, sofreímos durante unos minutos.
A continuación añadimos el laurel, el tomillo y las especias y, por último, el pimentón dulce, mezclamos todo bien y añadimos el vino blanco. 


Incorporamos el rabo que tenemos reservado, dejamos reducir unos minutos y cubrimos con agua templada o caldo.
Cocemos en olla rápida durante 30 minutos.


Mientras se cuece la carne, vamos pelando las patatas y las cortamos en trozos pequeños. Una vez pasado el tiempo de cocción en la olla rápida y la podamos abrir, sacamos los trozos de rabo y pasamos la batidora a la salsa que ha quedado en la cazuela. Ponemos a punto de sal y especias y echamos las patatas y volvemos a cerrar la olla y cocemos durante 5 minutos. En este tiempo aprovechamos para desmenuzar la carne separándola del hueso.
Una vez las patatas cocidas, echamos a la cazuela la carne de buey limpia, cocemos un par de minutos para que se mezclen todos los sabores y dejamos reposar un rato antes de servir.



Si quieres ver el resto de recetas participantes en este reto, pincha en este enlace


viernes, 16 de febrero de 2018

Crema de patatas con salteado de setas y aceite de cebollino.


De la patata existen miles de diferentes variedades. es un tubérculo tan versátil, que se puede comer de forma sencilla y cómoda como un clásico puré de patatas, o hervidas simplemente con una pizca de sal y un chorrito de aceite de oliva, o también pude ser un plato exclusivo y convertirse en esencia de la transgresión, o en las clásicas patatas fritas francesas.
La patata puede estar presente en un menú de principio a fin sin perder su atractivo.

Ingredientes para 4 personas:

2 patatas medianas
2 puerros grandes
300 mililitros de leche
1/2 litro de caldo de ave
1/2 cucharadita de sal
una pizca de pimienta negra molida
1 manojo de cebollino
un vasito de aceite de oliva
50 gr de champiñones

Preparación:

Para preparar el aceite de cebollino, trituramos en un cuenco el cebollino con el aceite de oliva y lo colamos para retirar todas las impurezas.
Pelamos las patatas y las troceamos. Limpiamos los puerros y los troceamos también.
En una cacerola echamos un poco de aceite de oliva y rehogamos los puerros y las patatas. Añadimos la leche y el caldo y dejamos cocer todo unos 25 minutos hasta que veamos que las patatas y los puerros están blandos.



Mientras se van cociendo los puerros y las patatas, limpiamos bien los champiñones y los cortamos en trozos no muy pequeños. En una sartén con un poco de aceite de oliva salteamos los champiñones, y los ensartamos en una brocheta.


Una vez cocidas las patatas y los puerros, trituramos todo el contenido de la olla y si quedan hebras de los puerros, pasamos la crema por un chino. Salpimentamos al gusto y si vemos que la crema queda muy espesa podemos añadir un poco de leche.
La crema tenemos que servirla muy caliente decorada con unas gotas de aceite de cebollino.



lunes, 12 de febrero de 2018

Quiche de cebolla, puerro y champiñones


Una quiche es básicamente una masa quebrada puesta en un molde y rellena de carnes o verduras, que horneada convenientemente se convierte en un plato muy socorrido y que va a ser bien recibido por todos los comensales de nuestra mesa.

Ingredientes para 4 personas:

Una lámina de hojaldre
1 cebolla
1 puerro
200 gr de champiñones
3 huevos
200 mililitros de nata
200 mililitros de crema de leche (Ideal)
4 cucharadas de aceite
sal, pimienta
500 gr de legumbres secas

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Untamos con mantequilla un molde para quiche, lo forramos con la masa de hojaldre y pinchamos la base con un tenedor. Cubrimos la base con un papel vegetal, colocamos encima las legumbres, la metemos al horno y mantenemos durante 15 minutos.
Ponemos una sartén al fuego con el aceite, pelamos y picamos la cebolla, el puerro en juliana y los freímos hasta que los veamos transparentes, añadimos los champiñones laminados y cuando veamos que está todo blandito, retiramos del fuego y dejamos enfriar.



Batimos los huevos, la nata líquida y la crema de leche en un bol, añadimos la sal y la pimienta.


Echamos las verduras al bol y mezclamos todo bien.
Retiramos las legumbres y el papel vegetal del molde y vertemos el preparado del bol.


Metemos al horno y mantenemos durante 35 minutos aproximadamente, o hasta que al pinchar con una brocheta en el centro, ésta, salga limpia.



sábado, 10 de febrero de 2018

Serranito


Este mes para el reto TS, las chicas nos han propuesto hacer una receta de la Comunidad Andaluza, #ojúquéricoTS. Cuando vi este serranito, no me pude resistir y no seguí buscando nada más.
Es un bocadillo que tiene mucho éxito en los bares de tapas de Sevilla y no me extraña porque yo lo he cocinado varias veces y no nos cansamos de él. Nos encantan los bocadillos y eso se ve en mi blog.
Con este serranito participo en el reto de La Cocina TS del mes de febrero de 2018.

Ingredientes para 2 personas:

2 panecillos
6 filetes de lomo de cerdo
4 lonchas de jamón serrano o ibérico
2 pimientos italianos grandes más o menos del tamaño de los panecillos
1/2 vasito de aceite de oliva
una pizca de pimienta negra molida
una pizca de sal

Preparación:

Ponemos al fuego una sartén con un poco de aceite de oliva y freímos los pimientos, una vez fritos los reservamos.


Quitamos el aceite que quede en la sartén y en esa misma asamos el lomo salpimentado, una vez asado, lo reservamos junto a los pimientos.


Damos una vuelta en la sartén a las lonchas de jamón.
Mientras vamos haciendo el lomo y el jamón, calentamos un poco el pan y montamos el bocadillo poniendo 3 lonchas de lomo, encima 2 lonchas de jamón y encima de todo un pimiento frito italiano.





Podéis ver el resto de recetas participantes en este reto en este enlace






miércoles, 7 de febrero de 2018

Mejillones dorados




Los mejillones son una muy buena fuente de minerales, contienen hierro, calcio, selenio y potasio. Al rebozarlos aumentamos ligeramente el aporte de calorías, si le añadimos limón y perejil sumamos hierro y vitamina C. Esta receta nos llega  desde Turquía, donde allí toman los mejillones acompañados de raki, (aperitivo a base de anís).

Ingredientes para 2 personas:

Un kgr de mejillones
un huevo
2 cucharadas de harina de trigo
una cucharada de leche
4 cucharadas de perejil picado
un vaso de aceite para freír
una cucharadita de sal
1/2 cucharadita de levadura royal
1/2 cucharadita de pimienta negra molida
un limón

Para abrir los mejillones:

2 cucharadas de aceite de sésamo
unas ramitas de perejil
una cucharadita de orégano
2 hojas de laurel
un vasito de vino blanco
una pizca de sal
unos granos de pimienta negra

Preparación:

Lo primero que hacemos es limpiar bien las conchas de los mejillones de las impurezas que puedan tener. Una vez limpios los ponemos en una cazuela junto con el aceite de sésamo, las hiervas aromáticas, la pimienta, el vino y la sal. Tapamos la cazuela, la ponemos al fuego y removemos de vez en cuando hasta que veamos que están todas las valvas abiertas. Los retiramos del fuego y los dejamos que se enfríen.


Una vez fríos, sacamos la carne de los mejillones de sus conchas y los ponemos sobre papel absorbente para que tiren el líquido que puedan tener.


En un cuenco mezclamos la harina, el huevo, la leche, la levadura, la sal y la pimienta y los batimos bien hasta obtener una crema homogénea.


Ponemos a calentar el aceite en una sartén. Metemos los mejillones en la pasta para rebozar y cuando el aceite esté bien caliente, con la ayuda de un tenedor, los vamos sacando de la pasta y los vamos friendo en el aceite.




Los freímos durante un par de minutos, los sacamos y colocamos sobre papel absorbente para que suelte el exceso de grasa.
Servimos rociándolos con zumo de limón y espolvoreándolos con perejil picado.



lunes, 5 de febrero de 2018

Charlotte tiovivo


Una nueva cita con el reto Cooking The Chef y una nueva y agradable sorpresa. Como siempre he descubierto a un nuevo Chef que por cierto me ha encantado y a mi nieta Sofía mucho más. Su libro "La cocina de Peter Pan" de donde hemos sacado la receta y donde han quedado muchas páginas marcadas para seguir probando las deliciasde Christian Escribá.
Para el reto de Cooking the Chef de este mes de febrero se ha elegido al Chef Christian Escribá, un maestro pastelero. Hijo del influyente maestro chocolatero Antoni Escribà, es propietario de las conocidas pastelerías Escribà de Barcelona. Christian es uno de los máximos exponentes de la pastelería espectáculo para grandes eventos, y defensor de utilizar la pastelería como transmisora de emociones. Colabora con museos de arte contemporáneo y participa en congresos gastronómicos. 



Ingredientes para la crema de yogur y mascarpone:

4 gr de gelatina en hoja (2 hojas)
175 gr de nata líquida
100 gr de queso mascarpone a temperatura ambiente
175 gr de yogur griego a temperatura ambiente
70 gr de azúcar lustre

Ingredientes para el almíbar:

350 gr de agua
45 gr de azúcar
1/2 vaina de vainilla
la piel de medio limón

Ingredientes para el montaje de la charlotte:

180 gr de melindros (bizcochos de soletilla)
400 gr de melocotón en almíbar
50 gr de frambuesas frescas
la de crema de yogur y mascarpone
un molde para charlotte de 18 centímetros de diámetro

Preparación:

Lo primero que hacemos es hidratar la gelatina con agua fría.
Montamos la nata utilizando un batidor eléctrico y una vez montada la reservamos en el frigorífico.
Escurrimos la gelatina, la ponemos en un bol y la metemos en el microondas para fundirla.
En otro bol, mezclamos el queso mascarpone, el yogur, el azúcar lustre y la gelatina fundida. Utilizamos una varilla y removemos hasta que la mezcla quede esponjosa. Añadimos la nata montada y removemos con una espátula para que quede todo bien integrado. Metemos toda esta mezcla en una manga pastelera y la guardamos en el frigorífico.

Para hacer el almíbar, ponemos un cazo a calentar con todos los ingredientes: el agua, el azúcar la media vainilla abierta y raspada y la piel del medio limón. En el momento en que empiece a hervir, retiramos del fuego y lo dejamos infusionar al menos un par de horas.


Lo primero que hacemos es calcular el número de melindros que necesitamos y los cortamos todos a la misma altura para que sobresalgan un poco del molde. La parte que hemos cortado la pondremos apoyada en el fondo.


Ayudándonos de un pincel, mojamos unos bizcochos de soletilla (melindros) y los vamos poniendo de forma vertical siguiendo el perímetro del molde. La base del molde la rellenamos también con melindros remojados de almíbar.


En un bol vamos cortando los melocotones en almíbar en dados de 1 centímetro. Reservamos dos mitades enteras para decorar al final la última capa.


Con la manga pastelera que tiene la crema de yogur y mascarpone, vamos cubriendo los melindros de la base. Tenemos que hacer 3 capas.
Encima de la primera capa ponemos dados de melocotón y volvemos a cubrir con melindros remojados en almíbar, y así procedemos hasta tener las 3 capas completas. 


La última capa la dejamos con la crema de yogur y mascarpone y decoramos con gajos de melocotón y frambuesas frescas.


Metemos en el frigorífico por lo menos un par de horas, yo lo he tenido toda la noche.
Desmoldamos la charlotte y la colocamos sobre un plato y sujetamos los melindros con una cinta alrededor de su perímetro


Para el montaje final del tiovivo recortamos los patrones de cartulina, hacemos una carpa de tiovivo y montamos los caballitos sobre pajitas con un poco de pegamento.
El resultado es muy gracioso, quedando una charlotte tiovivo.



Podéis ver el resto de recetas participantes en este reto mirando en este enlace