martes, 16 de enero de 2018

Plum cake con yogur y almendras


Las almendras tienen un alto valor energético, por lo que son recomendables para las personas que hacen deporte o tiene un desgaste fuerte de energías. Tras las vacaciones, consumir almendras, nos ayudará a tener la energía necesaria para volver a afrontar la rutina. Es habitual que formen parte del aperitivo, ensaladas, salsas, etc.
Tienen mucha importancia en la repostería y sobre todo en la de Navidad, fechas en las que se ve aumentado su consumo.
Hoy os dejo este Plum Cake que espero saboreéis con el café.

Ingredientes para 4 personas:

220 gr de harina
200 gr de de azúcar
100 gr de almendras peladas 
150 gr de yogur griego
1 copita de anís
140 mililitros de aceite de oliva virgen extra
1 sobre de levadura para repostería
3 huevos
1/2 cucharadita de sal

Preparación:

Precalentamos el horno a 160 grados.
Ponemos la mitad de las almendras extendidas en una bandeja cubierta con papel de hornear y las tostamos a 160 grados durante unos 10 minutos. las sacamos, dejamos que se enfríen y las trituramos en trozos gruesos.
Subimos el horno a 180 grados.
Trituramos el resto de las almendras. 
En un cazo vertemos el anís y lo ponemos al fuego para que reduzca un poco (más o menos 5 minutos).
En un cuenco grande, tamizamos la harina junto a la levadura, añadimos una pizca de sal y las almendras tostadas.
Aparte, batimos las yemas con el azúcar, añadimos el aceite poco a poco, el yogur y el licor. Agregamos la harina tamizada y lo mezclamos todo bien.


Montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos con cuidado a la mezcla anterior.


Cubrimos un molde de cake con papel de horno, (yo he utilizado un molde de silicona untado con spray), vertemos en él la mitad de las almendras, la mezcla preparada y completamos con el resto de las almendras.


Horneamos a 180 grados durante 40 minutos.
Antes de apagar comprobamos el estado de la cocción pinchando en el centro con una brocheta y viendo si ésta sale limpia, de lo contrario darle algunos minutos más.




sábado, 13 de enero de 2018

Guiso de cerdo con garbanzos



Los garbanzos son muy populares en la cocina mediterránea, dan base a famosos platos como el cocido o el potaje madrileño, los garbanzos con espinacas o en vigilia, etc. Antes de cocinarlos necesitan pasar una noche entera en agua con un poco de sal. Como cualidades, presentan un color y un sabor apetitosos,  y una forma de avellana que se conserva bien después de la cocción. España es un país de buenos garbanzos como por ejemplo los de Fuentesaúco.

Ingredientes para 4 personas:

1/4 kgr de garbanzos
un vasito de arroz
4 huesos de espinazo
250 gr de morro
una mano de cerdo
una oreja
4 morcillas de cebolla
4 patatas pequeñas 
un boniato
1 diente de ajo
sal y azafrán de pelo

Preparación:

Ponemos en remojo los garbanzos la noche anterior.
En una olla echamos los garbanzos, los huesos de espinazo, la pata hecha cuatro trozos, la oreja partida en trozos y el trozo de morro. Cubrimos todo con agua y lo ponemos a hervir a fuego lento durante 2 horas, y si tenemos que añadirle agua, la tenemos que incorporar caliente.


Yo a la pata le doy un hervor previo para que salga más tierna.


Después echamos las patatas, el arroz y el boniato pelado y partido en trozos, lo dejamos hervir media hora más y le incorporamos un majado con los ajos y el azafrán de pelo. En este momento también añadimos las morcillas, rectificamos de sal, dejamos hervir un par de minutos y apagamos el fuego.


Dejamos reposar unos minutos antes de servir.
Si cocinamos esta receta en olla rápida, a los garbanzos y el cerdo le daríamos 30 minutos de cocción, y al resto de la receta le daríamos 10 minutos más. Cuando se abra la olla tras estos últimos 10 minutos de cocción, ponemos las morcillas y el majado y sin cerrar la olla dejamos cocer un par de minutos.


Este plato es de invierno, marida perfectamente con un vino tinto de calidad, y podemos acompañarlo de rábanos, aceitunas verdes partidas etc, etc.


miércoles, 10 de enero de 2018

Pescadilla al estilo mediterráneo



Esta receta de pescadilla con verduras es ideal como plato principal para dietas bajas en calorías. Nos aporta principalmente minerales, proteínas y vitaminas. El aceite de oliva aunque tiene un contenido calórico alto, tiene propiedades antioxidantes y es muy sano para el corazón.
La pescadilla que encontramos en el mercado puede proceder del Atlántico o del Mediterráneo. Si es del Mediterráneo, llega a la mesa casi recién pescada.
Para variar un poco la guarnición de esta receta se puede sustituir las rodajas de calabacín por otras de berenjena.
Con esta receta participo en el reto de La Cocina TS del mes de Enero de 2018.

Ingredientes para 4 personas:

400 gr de pescadilla en filetes o en rodajas
300 gr de calabacines
300 gr de tomates maduros
una cebolla
4 cucharadas de aceite de oliva
una pizca de pimienta negra molida
una cucharadita de sal.

Preparación:

Lavamos, secamos y cortamos los calabacines en rodajas finas.
Pelamos y cortamos en rodajas finas la cebolla.
Los tomates los pelamos y cortamos en rodajas finas.
En una cazuela ponemos  el aceite, encima las rodajas de cebolla, cubrimos con las rodajas de calabacin y encima formamos otra capa de rodajas de tomate.










Salpimentamos, añadimos medio vaso de agua y ponemos a hervir la perola a fuego suave durante 15 minutos. Añadimos el pescado salpimentado y lo cocemos a fuego moderado durante 7 u 8 minutos.


Apartamos del fuego y servimos caliente en una fuente acompañado de las verduras.




lunes, 8 de enero de 2018

Escalopines de cerdo a las tres pimientas


Hola, hoy os traigo una propuesta para una comida o cena que se prepara muy rápido y os va a encantar.
La carne de cerdo tenemos que cocinarla bien para consumirla, en este caso que se trata de escalopines, tenemos que freírlos por ambas caras..
La pimienta es un condimento indispensable para elaborar salsas importantes, así como en las marinadas. Los embutidos caseros que se hacen en las matanzas tradicionales llevan granos de pimienta para mejorar su conservación.

Ingredientes para 4 personas:

12 escalopines de cerdo
3 tipos de pimienta
1 vaso de nata líquida
1 cucharada sopera de salsa de tomate
harina
aceite de oliva
1/2 vasito de brandy
vinagre de manzana
sal

Preparación:

Ponemos una sartén sobre el fuego con un poco de aceite de oliva. Salpimentamos los escalopines, los enharinamos y cuando el aceite esté bien caliente, los freímos.


Vertemos el brandy en la sartén y con mucho cuidado, lo encendemos y flambeamos. Reservamos los escalopines en un recipiente al calor.
Retiramos la grasa de la sartén, vertemos la nata líquida y dejamos reducir un poco.
A continuación añadimos la salsa de tomate, unas gotitas de vinagre de manzana y los granitos de pimienta. Removemos el conjunto hasta que esté a punto.


Servimos los escalopines de cerdo bañados con la salsa muy caliente.



viernes, 5 de enero de 2018

Musaka individual



La mezcla de los tres quesos, le aporta un sabor a queso fundido y sustituye a la bechamel por lo que hace que el plato sea más ligero e intenso por el cordero.
Con esta receta participo en el reto Cooking The Chef del mes de enero de 2018. Para esta ocasión nos han propuesto al Chef Donna Hay, australiana.
Desde muy corta edad se interesó por los temas culinarios, siendo un poco más tarde cuando empezó a publicar revistas gastronómicas, donde creó su propio estilo, introduciéndose en la innovación. Su cocina es apta para todo momento y para cualquier cocinero.
Es diseñadora de enseres para el hogar, tiene su propia tienda en Australia y está considerada como una de las mejores autoras de libros de cocina por un prestigioso grupo de jueces.


Ingredientes para 4 personas:

2 berenjenas
400 gr de carne de cordero picada
2 dientes de ajo
una cucharada de orégano
2 calabacines pequeños
150 gr de queso feta
70 gr de pan rallado
una cucharada de miel
una cucharadita de sal
una pizca de pimienta negra molida
2 cucharadas de aceite de oliva
250 gr de queso ricotta
100 gr de mozzarella rallada

Preparación:

Pelamos y cortamos las berenjenas a lo largo en lonchas de un centímetro de grosor, (necesitamos que nos salgan 8 lonchas). Las ponemos en una bandeja, las espolvoreamos con sal y las dejamos unos 30 minutos para que suelten el agua, después las secamos bien con papel de cocina y las vamos haciendo en la plancha, que queden doraditas y reservamos.
En un bol ponemos la carne de cordero picada, los dientes de ajo machacados y el calabacín rallado, salpimentamos y mezclamos bien.
Ponemos una cucharada de aceite en una sartén y la ponemos al fuego. Freímos la mezcla de la carne durante unos diez minutos, apartamos del fuego y dejamos que enfríe.
Una vez fría la volvemos a poner en el bol y le añadimos, el queso feta desmenuzado, el pan rallado, el orégano y la miel, mezclamos y dividimos en cuatro partes.
Precalentamos el horno a 180 grados.
En una fuente para horno colocamos 4 lonchas de berenjena, le ponemos a cada loncha una parte de la mezcla de carne, extendemos bien con las manos para que queden bien cubiertas. Cubrimos con la otra loncha de berenjena, echamos por encima una capa de queso ricota extendiendola como si fuese una bechamel y por último ponemos por encima el queso mozzarella.


Metemos al horno durante 15 minutos, manteniendo solamente el gratinador durante los últimos 5 minutos. hasta que veamos que están doradas.



Para ver el resto de recetas participantes en este reto pincha en este enlace.

miércoles, 3 de enero de 2018

Roscón de chocolate


Con el roscón de reyes ponemos fin a los dulces de navidad. Este año para variar un poco, os traigo un roscón de chocolate. Originales o clásicos, tienen una presentación de lujo y son el dulce perfecto para cuando se tiene algo que celebrar.
El roscón es una pieza de repostería que se prepara o adquiere para la festividad de los Reyes Magos. Básicamente es un bollo de masa horneada, que una vez frio se acostumbra a rellenar de crema, nata, chocolate, etc, partiendo el bollo en dos mitades. Lo mejor y más sano es cocinarlo de forma artesanal en casa, ya que es sencillo y no presenta dificultad alguna para ello. Normalmente se suelen poner por encima, para adornarlo, trozos de frutas escarchadas, naranja, pera, melocotón etc.

Ingredientes:

Una rama de canela
una vaina de vainilla
160 mililitros de leche entera
20 gr de agua de azahar o rón
100 gr de azúcar
5 gr de sal
400 gr de harina de fuerza
30 gr de cacao en polvo puro sin azúcar
2 huevos
20 gr de levadura fresca de panadero
60 gr de mantequilla a temperatura ambiente
un huevo para pintar

Ingredientes para la ganaché y decoración:

75 gr de chocolate negro
75 gr de nata de montar de 35% materia grasa
20 gr de mantequilla
azúcar granillo, pepitas de chocolate, fideos de chocolate, etc. etc..

Preparación:

Hervimos la leche con la canela y la vainilla abierta durante un minuto, retiramos del fuego y dejamos infusionar hasta que esté templada. Colamos la leche y añadimos el azúcar, la sal y el agua de azahar o rón.
En un bol mezclamos la harina con el cacao, la levadura, los huevos batidos y la infusión de leche. Amasamos con las manos, con una amasadora o con un robot de cocina hasta conseguir una masa elástica y homogénea. Añadimos la mantequilla y amasamso hasta que se integre por completo.


Formamos una bola con la masa y la ponemos en un bol engrasado con un poco de aceite. Lo tapamos con film transparente y lo dejamos reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen (yo lo dejé toda la noche),


En la mesa de trabajo espolvoreamos un poquitín de harina y sobre ella volcamos nuestra bola de masa, desgasificamos y formamos una bola de nuevo.
Preparamos la bandeja de horno con papel sulfurizado y ponemos la bola de masa del roscón. Hacemos un agujero en el centro y lo vamos abriendo para formar el roscón. En el agujero del centro colocamos un aro de 12 centímetros de diámetro, engrasado  con un poco de aceite  para evitar que al levar se cierre el agujero.


Precalentamos el horno a 50 grados.
Metemos el roscón entre 40 y 50 minutos hasta que doble su volúmen.
Lo sacamos del horno y aumentamos la temperatura a 190 grados.
Pintamos el roscón con el huevo batido que tenemos para pintar y horneamos unos 25 minutos. Dejamos enfriar encima de una rejilla mientras preparamos la ganaché.


Ponemos a calentar la nata en un cazo, cuando esté muy caliente sin que llegue a hervir añadimos el chocolate, apartamos el cazo del fuego, movemos lentamente para que el chocolate se derrita, añadimos la mantequilla y seguimos moviendo hasta que esté todo integrado.


Vertemos la ganaché sobre el roscón antes de que se enfríe y decoramos al gusto.


El relleno lo podemos completar con con trufa, nata, etc.