domingo, 20 de agosto de 2017

Pastel de calabacín a la salvia.


Los que sois asiduos a mi blog, habréis visto que me encantan los pasteles salados y los quichés. Los puedo preparar con cualquier ingrediente que tenga en el frigorífico y un poco de imaginación.
El calabacín es una hortaliza que además de tener numerosos efectos benéficos para el organismo, resulta delicioso en todos los platos donde está presente. Es un excelente acompañante para platos de carne o pescado y ya si lo enriquecemos con hierbas aromáticas nos puede dar como resultado este pastel que seguro os gustará.
Con esta receta participo en el reto de Desafío en la Cocina del mes de agosto, he elegido este pastel porque cuando se hizo el reto de pasteles salados yo, no participaba en él.

Ingredientes:

50 gr de tomates secos en aceite
2 cucharadas soperas de aceite de oliva
2 calabacines
una cebolla cortada en juliana
2 dientes de ajo chafados
un paquete de masa brisa
3 huevos
100 gr de queso ricota desmigado
5 hojas de salvia picada
una cucharadita de orégano seco
100 gr de parmesano rallado
200 mililitros de nata
sal y pimienta

Preparación:

Escurrimos los tomates secos y los cortamos en trozos gruesos con un cuchillo.
Ponemos el aceite a calentar a fuego medio. Añadimos los calabacines cortados en tacos y salpimentados, la cebolla y los ajos. Freímos durante 10 minutos y retiramos del fuego.


Precalentar el horno a 200 grados.
Cubrimos un molde con la pasta brisa, ponemos garbanzos (u otras legumbres) y metemos al horno durante 15 minutos.

Sacamos del horno, quitamos las legumbres y volvemos a hornear otros 5 minutos.


En un bol batimos los huevos y la ricota, añadimos la nata, salpimentamos y batimos hasta conseguir una mezcla homogénea.











Incorporamos el contenido de la sartén, los tomates, las hojas de salvia, el orégano y el palmesano. Mezclamos bien, y lo repartimos sobre la masa brisa.



Metemos al horno y mantenemos durante 30 minutos hasta que se vea cuajado.






miércoles, 16 de agosto de 2017

Tarta mediterránea



Las hortalizas son un conjunto de plantas cultivadas generalmente en huertas o regadíos, que se consumen como alimento, ya sea de forma cruda o preparada culinariamente, y que incluye las verduras y las legumbres verdes (las habas y los guisantes). Las hortalizas no incluyen las frutas ni los cereales. Las hortalizas frescas deben conservarse adecuadamente hasta el momento del consumo. Las condiciones y duración del almacenamiento influyen mucho en el aspecto y valor nutritivo. La mayoría de las hortalizas deben conservarse a temperaturas bajas con una alta humedad ambiental, por lo que el verdulero del frigorífico es el lugar más recomendable. Se aconseja ponerlas en bolsas agujereadas o con láminas de aluminio y evitar que el envase sea hermético. Por ejemplo las espinacas, lechuga, etc, no conviene tenerlos más de 3 días, sin embargo las zanahorias, nabos, remolacha, son menos sensibles y se conservan durante más tiempo. Algunas como las cebollas y los ajos secos, no precisan ser conservados en la nevera, siendo más adecuado un lugar seco y aireado. Las vitaminas de las hortalizas se destruyen con la exposición a la luz, el aire y el calor. Las sales minerales se disuelven en el agua al cocer las hortalizas. Para poder beneficiarse de las vitaminas, de los minerales y del sabor, es preciso cocinarlas con poca agua o mejor con vapor y de una forma muy rápida, sumergiéndolas directamente en agua hirviendo. 

Ingredientes para 6 personas:

Un pimiento rojo
un pimiento verde
100 mililitros de aceite de oliva
una berenjena mediana cortada en dados 
un boniato pequeño pelado y cortado en dados
un calabacín pequeño cortado en dados
2 cebollas medianas cortadas en rodajas finas
2 hojas de laurel
300 gr de masa brisa
8 ramitas de tomillo (solo las hojas)
120 gr de queso ricota
120 gr de queso feta
7 tomates cherry cortados por la mitad
3 huevos
200 mililitros de nata para montar
sal y pimienta.

Preparación:

Precalentamos el horno a 200 grados.
Extraemos el corazón y las semillas de los pimientos, los ponemos en la bandeja del horno.
Mezclamos la berenjena en un bol con cuatro cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal y pimienta. Los ponemos en una fuente apta para horno junto al boniato y el calabacín y metemos al horno para que se vayan asando a la vez que los pimientos, los dejamos unos 30 minutos para que estén bien hechos.
























Retirar del horno y bajar la temperatura a 180 grados.
Una vez fríos los pimientos, los pelamos y cortamos en tiras.
Mientras se están asando las verduras, calentamos a fuego medio 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén. Salteamos las cebollas con las hojas de laurel y una pizca de sal durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando hasta que esté blanda. Retiramos del fuego, sacamos las hojas de laurel y reservamos.
Untamos un molde para tartas con aceite o con spray, extendemos la masa brisa cubriendo el molde, tapamos esta con papel de horno y esparcimos por encima legumbres secas, horneamos durante 30 minutos. Transcurrido este tiempo, retiramos las legumbres y el papel y horneamos 10 minutos mas. Sacamos del horno y dejamos enfriar.


Repartimos la cebolla sobre la masa, encima las verduras asadas. Espolvoreamos por encima la mitad de las hojas de tomillo, ambos quesos desmigajados y los tomates partidos por la mitad, con la parte cortada hacia arriba.












Batimos los huevos y la nata en un bol con una pizca de sal y pimienta y vertemos poco a poco sobre la mezcla de los ingredientes. Echamos el resto del tomillo y horneamos entre 35 a 40 minutos, o hasta que la tarta esté cuajada y dorada. Retiramos y dejamos reposar al menos 10 minutos antes de servir.









lunes, 7 de agosto de 2017

Quiche de tomates cherry y aceitunas a la albahaca.


En verano y cuando estás de vacaciones, a los que nos gusta cocinar, no nos da pereza preparar platos y pasar un poco de tiempo en la cocina para sorprender a los amigos y familiares que vienen a visitarnos. Los que me seguís, sabéis de mi debilidad por los pasteles fríos y quiches, y como siempre en mi frigorífico hay pasta brisa y hojaldre, con cualquier cosa que tengamos podemos preparar un quiche tan rico como este.

Ingredientes:

Una lámina de pasta brisa
15 tomates cherry
una lata de anchoas en aceite
15 aceitunas negras deshuesadas
3 huevos
200 mililitros de nata líquida
100 mililitros de leche
100 gr de queso rallado
unas ramitas de albahaca
60 gr de queso mozzarella
una cucharadita de sal
una pizca de pimienta

Preparación:

Precalentamos el horno a 180 grados.
Forramos un molde para tartas con la pasta brisa, la pinchamos con un tenedor y le ponemos un puñado de legumbres secas en el fondo. Horneamos durante 12 o 15 minutos o hasta que empiecen a dorarse los bordes.
Cortamos  las aceitunas en rodajas y los filetes de anchoa por la mitad.
Batimos los huevos con la nata y la leche, salpimentamos y añadimos la mitad del queso rallado, mezclamos bien.


Retiramos las legumbres de la tarta y repartimos en el fondo los tomates cortados por la mitad, las aceitunas y las anchoas.


Vertemos la mezcla de huevos y nata y espolvoreamos con el queso rallado restante.


Horneamos la quiche entre 25 a 30 minutos o hasta que la superficie empiece a dorarse.
Lavamos las hojas de albahaca y las secamos bien. Cortamos el queso mozzarella en trozos pequeños y los distribuimos sobre la quiche caliente junto a la albahaca.


Dejamos enfriar un poco antes de servir.


miércoles, 2 de agosto de 2017

Crostinis con verduras a la plancha



Las verduras en sartén gustan a todos. Son suaves, deliciosas y se deshacen en la boca. Sirven como primer plato o como una excelente guarnición de carnes.
Admiten mil condimentos, podemos usar hiervas.
En este bocadillo podéis ver la gran variedad de preparaciones que se pueden combinar y espero que disfrutéis de este estupendo bocadillo sano y rico.

Ingredientes para 4 personas:

4 panes tipo chapata
2 bulbos de hinojo
15 centilitros de aceite de oliva
2 pimientos rojos cortados en láminas
1 calabacín cortado en rodajas
2 cebollas rojas cortadas en aros
1 berenjena cortada en láminas
el zumo de un limón
unas hojas de albahaca picadas
2 dientes de ajo picados
200 gr de queso mozzarella en rodajas
1 cebolleta cortada en láminas y picada
1 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de pimienta negra molida

Preparación:

Cortamos los panes por la mitad. Limpiamos los bulbos de hinojo y los cortamos en cuatro trozos.
Ponemos el hinojo en la plancha ligeramente rociada con aceite, con el pimiento, el calabacín y la cebolla, cocinamos durante 5 minutos por cada lado y reservamos.


Ahora ponemos  igualmente la berenjena en la plancha y asamos durante unos 5 minutos por cada lado y reservamos.


Preparamos la salsa mezclando el zumo de limón, sal y pimienta en un bol. Emulsionamos con el resto del aceite batiendo bien y después le incorporamos las hojas de albahaca, la cebolleta y el ajo.











Calentamos los panes en una tostadora o grill por el lado de la miga, sin que lleguen a tostarse. Los untamos con la salsa, luego ponemos las verduras reservadas,


encima la mozzarella y de nuevo untamos por encima con la salsa.


Servimos cada crostini con su mitad de pan.




lunes, 31 de julio de 2017

Polos de fresa


Con estos polos conseguimos que los peques tomen fruta al mismo tiempo que se refrescan. Son muy rápidos de preparar y resultan un helado muy saludable.
Las fresas se cultivan sobre todo por su uso en la gastronomía. La fresa es una fruta del bosque adecuada en regímenes dietéticos, dado que tiene escasa concentración de glúcidos. Tiene un sabor muy agradable aunque ligeramente agrio. Se consumen solas o mezcladas con azúcar, azúcar y vino, azúcar y nata, zumo de naranja, en helados, mermeladas, zumos, licuados, batidos y también son muy apreciadas en repostería como dulces, pasteles y tartas. Los frutos de color rojo vivo de varias especies dan un toque especial como adorno alimenticio.

Ingredientes:

400 gramos de fresas
un chorrito de zumo de limón
100 gr de azúcar
2 yogures griegos

Preparación:

Ponemos las fresas en una batidora junto con el azúcar y el chorrito de limón y trituramos todo hasta dejarlo echo puré.


Añadimos los yogures griegos, batimos unos segundos hasta que se mezcle todo bien y lo repartimos en los moldes.



Colocamos en el congelador hasta que estén totalmente cuajados.



sábado, 22 de julio de 2017

Gazpacho de sandía y tomate


Es una planta herbácea de ciclo anual, de textura áspera, las flores son amarillas y el fruto de la planta es grande (normalmente más de 4 kilos), carnoso y jugoso (más del 90% es agua), casi esférico. La pulpa es de color rojo y de carne generalmente de sabor dulce y muy apreciada por ser refrescante y rica en agua y sales. Se considera importante para dietas de adelgazamiento por contener pocas calorías. Las numerosas semillas pueden llegar a medir 1 cm de longitud, son de color negro, marrón o blanco y ricas en vitamina E, se han utilizado en medicina popular y también se consumen tostadas como alimento. En la cuenca mediterránea florecen entre junio y julio (verano boreal) y maduran 40 días después de su floración. En España fue introducida por los árabes; actualmente se cultiva por toda la península, principalmente en Andalucía y en el este.
Con esta receta participo en el reto de Color y Sabor de temporada del mes de julio.

Ingredientes para 6 personas:

400 gramos de pulpa de sandía
2 kg de de tomates pelados y troceados
4 dientes de ajo pelados
6 tallos de apio (las partes blancas y hojas)
una cebolla pequeña picada fina
15 gr de hojas de albahaca
3 cucharadas de vinagre de vino tinto
100 gr de pan blanco sin corteza cortados en trozos pequeños
200 mililitros de aceite de oliva y un chorrito para aliñar
2 cucharaditas de sal
una cucharadita de pimienta negra molida

Ingredientes para los picatostes:

150 gr de pan blanco sin corteza en trozos grandes
3 cucharadas de aceite de oliva
una cucharada y media de vinagre

Preparación:

Primero preparamos los picatostes.
Ponemos el pan en un cuenco mediano con el aceite, el vinagre y media cucharadita de sal y después los doramos en una sartén a fuego vivo durante 2 minutos. Le damos la vuelta y doramos por el otro lado y hasta que empiecen a crujir. Dejamos enfriar.


Colocamos los tomates, el ajo, el apio, la cebolla, la sandía, el pan y 10 gramos de albahaca en una batidora (yo lo he triturado en Thermomix), junto a una cucharadita y media de sal y un pellizco generoso de pimienta negra. Batimos hasta obtener una preparación homogénea, y con el aparato en marcha, añadimos el aceite de oliva y el vinagre.





Conservar en el frigorífico hasta que se vaya a consumir. Verter el gazpachos en cuencos individuales con los picatostes. 


Repartimos las restantes hojas de albahaca y condimentamos con un chorrito de aceite y sal gruesa. Servimos inmediatamente.




Reto Color y Sabor de Temporada